Dentición

Cómo Calmar a tu Bebé

Si tu bebé sigue molesto después de comprobar si tienen hambre, frío o calor, un pañal sucio o sólo quiere un abrazo puede probar algunas de las siguientes;

A los bebés les encanta escuchar tu voz. Trata de hablar con tu bebé.

A los bebés les encanta el ritmo suave así que trata de mecerlos. Dándole palmaditas también puede ayudar a calmarlo. Se cree que el ruido de las palmaditas suaves le recuerda a tu bebé los latidos de tu corazón.

Hacer ruiditos suaves o ruido blanco como las secadora de pelo, recordará a tu bebé el estar dentro del vientre.

Envuélvelo y mantenlo apretado, mantener a tu bebé abrigado al igual que cuando estaba en el vientre lo va a tranquilizar.

Tratar de dar masaje para bebés es una gran manera de formar un vínculo y cercanía con tu bebé.

De un paseo en auto. Conducir alrededor de la manzana combina el movimiento constante y el ruido blanco. Si el manejar no le es conveniente, pruebe con un asiento de vibración o un columpio, que también combinan el movimiento con el ruido blanco.

Muchas mamás dicen que los baños calman a sus hijos. El sonido del agua corriente y el calor en la piel puede hacer maravillas por un bebé que llora. Puedes entrar en la bañera, también, para agregar un contacto suave piel a piel.

Distraer a tu bebé. Preséntale un juguete nuevo o cambia su atención a la mascota de la familia o un espejo (para que pueda mirarse a sí mismo). Es muy posible que se olvide todo acerca de su estado de ánimo irritable.

SIEMPRE mantén la calma. Si te sientes frustrado, tu bebé se dará cuenta de la tensión y reaccionará, y este patrón puede convertirse en un ciclo que es difícil de romper. Esforzarse demasiado para calmar a tu bebé también puede ser contraproducente - algunos simplemente no les gusta ser manipulados tanto como a otros. Aunque no debes dejar que los niños menores de 3 meses griten hasta el cansancio, está bien dejar hacerles alboroto durante cinco minutos. Esto dejará que ellos tengan la oportunidad de empezar a encontrar la manera de calmarse a sí mismos.

Mantén a tu bebé cerca para confortarlo, coloca tu bebé sobre el pecho o encima del hombro, disfrutará de ver el mundo desde un ángulo diferente. Tu bebé también disfrutará el succionar algo ya sea tu pecho, el biberón o el chupo.

No dudes en consultar a un médico si has sido incapaz de calmar a tu bebé una vez que se han considerado todos los problemas comunes que se enumeran arriba. Cuando un bebé llora, se desencadena la liberación de la hormona prolactina (apodada "la hormona de la maternidad") en las madres, lo que crea un impulso para recoger al bebé y satisfacer sus necesidades. Estas programada para calmar a tu bebé, y cuando eso no sucede, puede que te sientas como un fracaso. Pero el nerviosismo de tu bebé no es un reflejo sobre tus habilidades como padre - y es completamente normal para un bebé llorar, incluso cuando no parece tener una causa directa. Si alguna vez tienes dudas, sin embargo, no dudes en llamar a tu pediatra para asegurarte de que no es un problema de fondo.

^
server:
nuby.com
Database:
NubyGlobalInitiative